MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Tribunal superior de WA: conductores obtendrian DUI por conducir bajo efectos de marihuana

Tribunal superior de WA: conductores obtendrian DUI por conducir bajo efectos de marihuana

OLYMPIA, Washington, EE.UU. (AP) — La Corte Suprema del estado de Washington dictaminó el jueves que las personas pueden ser multadas por conducir bajo los efectos del alcohol por conducir bajo los efectos del alcohol, una decisión que confirma la ley estatal de una década que regula el uso de marihuana al volante de un automóvil.

Los nueve jueces rechazaron el argumento de Douglas Fraser de que su DUI de 2017 se basó en un estándar arbitrario y vago para los niveles de THC en la sangre. Aunque los jueces reconocieron que la correlación entre los niveles de THC y el deterioro es difícil de precisar, encontraron que la medición de sangre proporciona una medida útil y constitucionalmente aceptable.

"Aunque este límite puede no ser perfecto en términos de identificar el grado de discapacidad para todas las personas, está razonable y sustancialmente relacionado con el consumo reciente, que está relacionado con la discapacidad", escribió la jueza G. Helen Whitener en la opinión mayoritaria de la corte, que fue firmado por sus ocho colegas.

Un policía de la Patrulla del Estado de Washington detuvo a Fraser en julio de 2017 después de verlo a exceso de velocidad, conduciendo solo en un carril HOV, cambiando de carril de forma errática e interceptando a otros conductores, según el policía.

Cuando el policía se acercó al automóvil, notó que Fraser llevaba una placa de empleado de un dispensario local de cannabis, que luego Fraser quitó.

El policía dijo que Fraser estaba temblando, sudando y tenía círculos oscuros debajo de los ojos.

Según el policía, Fraser dijo que había fumado "medio día" antes, pero que ya no se sentía afectado. Después de realizar varias pruebas de campo, el policía arrestó a Fraser bajo sospecha de DUI.

Una prueba posterior mostró que Fraser tenía una concentración de THC en sangre de 9,4 nanogramos por mililitro, con un margen de error de 2,5. Eso puso su concentración de THC en sangre por encima del límite estatal de 5 ng/ml.

Fraser argumentó ante el tribunal que el límite no estaba correlacionado con ninguna medida real de deterioro y, por lo tanto, era arbitrario, vago e inconstitucional. Respaldó su opinión con el testimonio de un médico que dijo que el efecto de un nivel determinado de THC puede variar significativamente de una persona a otra, según la grasa corporal y la frecuencia de consumo de cannabis.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending